Non provare, Fare.
Amare è breve, dimenticare è lungo



jueves, 5 de abril de 2012

Acabas de llegar, y has revolucionado mi mundo.

Estoy a punto, falta poco, empiezo a sentir aquello que una vez llamé amor. Se me acelera el corazón al verte ahí conectado, y me desespera si no me hablas. Me desespera hablarte y tener que esperar por una respuesta, me crea dudas.. no me gusta. Nunca me ha tocado a mi esperar, bueno.. una vez, y no quiero volver a aquel tiempo, ni a aquel lugar, ni a aquel otro. Creo que me enamoro poco a poco, me llenas, me haces reír, confio en ti, me importa lo que piensas y me desvivo porque me perdones cuando meto la pata. 
No te conozco, a pasado poco tiempo, pero muchas horas entre tu y yo, entre conversaciones, bromas y casi planes de futuro. No me conoces y me enamoras con cada palabra. Te veo, y si me lo hubiesen advertido hubiese jurado que nunca podrías ser tú. No puede ser. No es posible. Y sueño en lo que podría ser si estuvieras aqui, a la vuelta de la esquina. Y pienso que a lo mejor no seria tan maravilloso. No es amor a lo bestia, es amor pausado, con sus momentos de locura que hacen que me convierta en adicta a ti, y sus momentos de tranquilidad en los que realmente siento que estás llegando, poco a poco, muy dentro de mi corazón y créeme, no va a ser nada fácil sacarte de él.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿De dónde vienes?